Corea del Sur y EE. UU. De socios a potenciales competidores

La relación entre Corea del Sur y Estados Unidos se basa en una alianza militar a la par del armisticio de la guerra de Corea, siendo esta la clave principal de la presencia de los EE. UU en este país del continente asiático.

Sus relaciones internacionales han representado una excelente oportunidad para ambos países, en primer lugar porque corea del sur se encuentra protegida por la primera potencia militar del mundo y en el otro aspecto, Norteamérica se acerca a su mayor competidor en todo el mundo tanto militar como económicamente. Sin embargo, china ha logrado entrometerse en las comunicaciones de estas dos naciones aprovechándose del deterioro de las relaciones a nivel comercial.

En este sentido, se refiere a que algunas medidas tomadas por los Estados Unidos tras el despliegue del sistema antiaéreo Thaad en suelo sur coreano provocó una crisis diplomática entre China y SurCorea, trayendo consigo una serie de sanciones comerciales por parte de China que afectaron seriamente este país.

En suma, Corea del Sur alcanzó su punto de inflexión respecto a Estados Unidos a raíz de una medida de aranceles por parte de este a la importación de electrodomésticos, paneles solares y vehículos, que impactaron profundamente el comercio entre ambos países y en este punto China, en su posición de poder sobre Asia ha seducido al gigante tecnológico de la península coreana (Sur) con acuerdos comerciales muy atractivos como para rechazarlos.

En este sentido, las cifras provechosas que han manejado ambos territorios provienen en su mayoría de las exportaciones, incluyendo datos como el 28% de las exportaciones de Corea del Sur enviada a tierras Chinas y en materia de turismo en el año 2019 (en el inicio de dichas negociaciones) Corea del Sur recibió un total de 6 millones de turistas chinos representando el 34% del total de turistas de ese año en este país.

Las cifras más interesantes son las inversiones de China en Sur corea, aunque las inversiones chinas cayeron debido a la pandemia, siguen siendo relevantes para dicha alianza, ya que cerca de 12% de la inversión extranjera en corea proviene de los chinos y a pesar de que aún está lejos del 29% de EE.UU. en el mismo país sucede que en estos últimos años china ha estado aumentando sus inversiones en Corea mientras que el país norteamericano la ha estado disminuyendo.