Se realizo un concierto presencial en Barcelona que juntó a más de cinco mil personas

Miles de personas dejaron la seguridad de sus casas para asistir a la sala de conciertos Sant Jordi, ubicada en Barcelona, para presenciar lo que se describe como una noche mágica para cualquier amante del rock, comparable a las veladas que gozaban en los tiempos previos a la pandemia. Los seguidores del grupo español Love of Lesbian se encontraban atónitos luego de escuchar, después de mucho tiempo, un concierto en vivo y en directo.

Para poder disfrutar del espectáculo, los seguidores debieron someterse a pruebas de detección del Covid-19 antes y después del concierto, los resultados obtenidos de estas pruebas servirán como base para evaluar la efectividad que poseen las autoridades de controlar y prevenir el contagio del virus en grandes eventos o en zonas con alto volumen de personas. Dentro del espacio dedicado para los fanáticos, se impuso la norma de que todos sin excepción debían utilizar las mascarillas de alta protección, que los organizadores del evento repartieron entre las filas.

Llevar a cabo un evento de esta magnitud no sería una tarea sencilla, sobre todo con el nivel de seguridad sanitaria actual, para ello los organizadores debieron obtener una permisología especial proveniente de las autoridades sanitarias. Para hacer una idea de los permisos que tuvieron que obtener, en España, toda concentración de más de 4 personas está prohibida por la ley y es un delito punible; dentro de los límites del concierto las personas podían transitar y hablar a voluntad sin ninguna restricción.

Luego del evento, los organizadores comunicaron que se sentían muy satisfechos con la respuesta obtenida por la gente, y el nivel de seguridad y conciencia de los invitados, expresando que en todo momento mantuvieron las mascarillas y normas de contacto intactas. Asimismo el doctor Boris Revollo, virólogo especializado en el diseño y gestión de protocolos de salud, alego que este tipo de pruebas son pasos necesarios que deben darse en la dirección correcta, para que en un futuro este tipo de conciertos y eventos puedan regresar.